sábado, 14 de noviembre de 2009

La ONU pidió que no se encarcele a quienes bajen archivos piratas



El castigo severo contra los que comparten archivos ilegales en internet será contraproducente en la lucha global contra la piratería en la web y la violación de los derechos de autor, dijo el organismo
Francis Gurry, de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (WIPO, por su sigla en inglés), señaló que la protección de los derechos de autor en el campo de la música está "bajo la presión más severa" y que el problema se expandirá probablemente a las películas, ya que las conexiones de red son cada vez más veloces.

La industria de la música se ha visto golpeada por una piratería rampante en internet y hasta ahora ha tenido dificultades para persuadir a los consumidores de que paguen por las canciones que se descargan.

Unos 40.000 millones de archivos musicales fueron compartidos ilegalmente en la red en el 2008, un índice de piratería del 95%, según las estimaciones del sector que citó la WIPO.

"No creo que vayamos a ganar esto, encontrar la solución enviando a los adolescentes a la cárcel", dijo Gurry en una entrevista en una visita a la India. "No creo que eso vaya a obtener la simpatía del público, agregó.

"Parte de la batalla aquí es la de sensibilizar al público del hecho de que hay un asunto real implicado. No es simplemente un delito sin víctimas", indicó.

El aumento de las acusaciones por compartir archivos ha visto algunos casos conocidos públicamente que han acarreado fuertes multas. Gurry citó el caso de un estudiante en Estados Unidos al que se exigió el pago de 675.000 dólares por compartir 30 canciones este año.

En otro caso, el pasado abril, cuatro hombres responsables de The Pirate Bay, una de las páginas más populares del mundo en intercambio gratuito de archivos, fueron condenados a un año de cárcel además de pagar 3,6 millones de dólares en compensaciones.

Gurry dijo que no hay una respuesta clara a la protección de los derechos de autor, aunque se han propuesto varios proyectos, como el de un precio fijo para las descargas en bases de archivos musicales.

Gobiernos como el de Gran Bretaña y Francia están aprobando medidas para frenar el intercambio ilegal de archivos y así ayudar al mercado europeo de grabaciones musicales, ahora valorado en 7.000 millones de euros al año (10.000 millones de dólares), comparado con los casi 12.000 millones de euros del 2001.

Siguiendo los pasos de Francia, Gran Bretaña aplicará castigos que podrían suponer la pérdida de conexión de red para aquellos acusados que sean reincidentes.

"Hay muchos signos de que el sistema de derechos de autor está bajo el más severo estrés al hacer la transición del mundo físico al mundo digital", dijo Gurry.
Fuente: Reuters

Fuente: infobae.com