martes, 6 de noviembre de 2007

La extraña crisis de Thunderbird

Por Mercè Molist

La Corporación Mozilla arrincona al popular programa libre de correo, en favor del navegador Firefox.

La Corporación Mozilla anunciaba recientemente una "nueva iniciativa para estimular la innovación en el correo y comunicaciones por Internet". Se trataba de la próxima creación de una compañía filial, dedicada a desarrollar programas basados en su popular cliente de correo Thunderbird. Pero, tras este rimbombante movimiento, se esconde una historia de claroscuros que pocos entienden.

Todo empezó el 25 de julio, cuando la presidenta de la Corporación Mozilla, Mitchel Baker, escribía una carta abierta a la comunidad.

Explicaba que el programa de correo Thunderbird, joya de la corona de la Corporación, junto con el navegador Firefox, había dejado de ser su prioridad. La noticia sorprendió porque es el programa libre de correo más popular del mundo, usado según Mozilla por entre 5 y 10 millones de personas.

"El esfuerzo dedicado a Thunderbird se está viendo disminuido por la enorme energía y comunidad que se está centrando en la web, en Firefox y el ecosistema que se mueve alrededor. Como resultado, Mozilla no se dedica a Thunderbird tanto como a Firefox y no esperamos que esto cambie en un futuro inmediato", escribía Baker y proponía la creación de una organización subsidiaria de Mozilla, para encargarse del programa de correo.

"Los recursos destinados a Thunderbird frente a Firefox, como producto, han sido siempre menores", explica Toni Hermoso, jefe de localización al catalán del Proyecto Mozilla. Pero, aún así, la noticia provocó sorpresa y diversas hipótesis conspirativas, como que Google, gran benefactor económico de la Corporación, podría haber obligado a relegar a Thunderbird para favorecer a su "webmail" GMail. Mozilla lo ha negado públicamente.

La paranoia se disparó un grado más a principios de octubre, cuando los dos principales desarrolladores de Thunderbird, Scott MacGregor y David Bienvenu, hasta ahora contratados a tiempo completo por la Corporación Mozilla, anunciaban que dejaban voluntariamente sus respectivos empleos, sin ninguna explicación hasta el momento.

"Yo y muchos voluntarios de Mozilla no sabemos qué está pasando", explica Hermoso, quien no ve mal la idea de crear una empresa subsidiaria para Thunderbird pero, admite: "Al ver que los dos desarrolladores principales no estarán en ella, uno queda bastante sorprendido".

La Corporación Mozilla ha asegurado que estos cambios no harán mella en el producto: "Seguiremos sirviendo actualizaciones. No tenemos intención de dejar a estos millones de personas sin soporte. A largo plazo, tener una organización centrada en el correo significará que Thunderbird podrá satisfacer más rápido las necesidades del usuario. Thunderbird seguirá siendo un proyecto Mozilla".

Fuente: http://www.vsantivirus.com/mm-thunderbird-crisis.htm