martes, 6 de noviembre de 2007

United Stupids of America

Cuesta creer que los caballeros del FBI sean tan ¿ingenuos? como para creerse todo lo que les cuentan.

Un ciudadano sueco de 40 años, en viaje de negocios a los Estados Unidos, se encontró a su llegada a Florida un recibimiento inesperado: fue inmediatamente esposado y conducido a una sala de interrogatorios, donde pasó once agitadas horas antes de ser devuelto a Suecia.

El "motivo": el nórdico está en pleno divorcio, y su suegro decidió enviar un email al FBI avisando de que este sujeto tenía relaciones con Al-Qaeda en Suecia, y que viajaba a Estados Unidos para reunirse con otros elementos subversivos. El motivo del correo calumnioso era simplemente fastidiar a su yerno...

Pero tranquilos, que tan "afectuoso" suegro nos considera a todos imbéciles, cuando se justifica diciendo que "no creía que las autoridades estadounidenses fueran tan paranoicas".

Nos lo cuenta hoy Schneier, y aún así cuesta creerlo.